Evitando estafas de inmigración


Estafas de inmigración comunes y cómo evitarlas


Tipos de estafadores


Las estafas de inmigración pueden costarle dinero inmediatamente, causar serias consecuencias inmigratorias o generar un robo de identidad que podría impactarle a largo plazo en su bienestar financiero.

Desafortunadamente, muchos factores hacen que los inmigrantes sean un objetivo frecuente para los estafadores, Muchos inmigrantes están ansiosos por el proceso de inmigración, o inseguros de su calificación para la residencia permanente u otras visas, y no están familiarizados con la manera en que el gobierno de los Estados Unidos lleva a cabo sus negocios. Y muchos inmigrantes no hablan inglés como su lengua nativa o no están profundamente familiarizados con las normas culturales de los Estados Unidos.

Si tiene alguna duda sobre alguien que afirma ser de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (U.S. Citizenship and Immigration Services, USCIS) pero es un impostor, debe comunicarse con servicio al cliente de USCIS al 800-375-5283.

Hay estafadores que atacan inmigrantes en todos los pasos del trámite de inmigración. Estas son algunas estafas comunes y cómo puede evitarlas.


Notarios que se hacen pasar por abogados


Una de las estafas de inmigración más común involucra individuos sin escrúpulos que ofrecen ayudar a los inmigrantes a presentar documentación con el gobierno a cambio de una gran tarifa, pero luego nunca presentan la documentación, o solicitan beneficios de inmigración para los que sus “clientes” no son elegibles, y por lo general crean más problemas de inmigración para sus víctimas.

Una táctica publicitaria especialmente engañosa utilizada por muchos de estos individuos es llamarse a sí mismos “notario” o “notario público”. En América Latina y Europa, un notario o notario público a menudo se refiere a alguien que tiene un alto nivel de educación y el equivalente de una licencia para ejercer leyes. En los Estados Unidos, sin embargo, un notario público es alguien que simplemente alguien que tiene una licencia para certificar firmas, y la designación no conlleva requisitos educativos específicos. Por lo tanto, muchos estafadores usan términos como “notario” para hacerse pasar por abogados, cuando de hecho tienen poca o ninguna capacitación legal.

Según USCIS, solo hay dos tipos de proveedores de servicios de inmigración autorizados a quienes se les permite brindar asesoramiento legal sobre su caso específico y comunicarse con USCIS en su nombre:

Abogados matriculados con buena reputación: Si elige trabajar con un abogado, debe tener licencia para ejercer leyes en por lo menos un estado (chequee aquí), y no debe aparecer en la lista del Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés) de mal comportamiento (chequee aquí).

No-abogados acreditados: Dentro del Departamento de Justicia, la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración (Executive Office for Immigration Review, EOIR) reconoce a ciertas organizaciones sin fines de lucro que pueden proporcionar servicios legales. Cualquier persona que no sea abogado dentro de dicha organización debe aparecer en esta lista de representantes acreditados del DOJ.

Los recursos para encontrar ayuda legal autorizada incluyen la lista del Departamento de Justicia de abogados de inmigración que proveen servicios gratuitos (ad honorem), este directorio de organizaciones sin fines de lucro que proveen servicios legales, y la herramienta de búsqueda de abogados de la Asociación Estadounidense de Abogados de inmigración (American Immigration Lawyers Association).

Incluso después de verificar que esté trabajando con un proveedor de servicios legales autorizado, siempre es una buena idea asegurarse de comprender el proceso, el cronograma y la estructura de tarifas antes de comenzar.

(Boundless no es un estudio de abogados: lo ayudamos a completar y presentar su propia solicitud de tarjeta de residencia, y lo conectamos con un abogado de inmigración independiente para brindarle asesoramiento legal).


Impostores haciéndose pasar por el gobierno


El otro tipo importante de estafa de inmigración son las personas y las páginas web haciéndose pasar por agencias gubernamentales, por lo general USCIS o Inmigración y Control de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement, ICE). Cuando los estafadores se hacen pasar por un funcionario de USCIS de ICE, a menudo llaman por teléfono, envían correos electrónicos o visitan a la víctima y le informan que hay un problema con su estatus migratorio. Los estafadores ofrecerán entonces “arreglar” el problema a cambio de una tarifa. Los estafadores pueden amenazar y decirle que si no paga dicha tarifa, su proceso de solicitud de visa puede ser denegado, o incluso deportado. Si bien estas estafas a menudo se enfocan en obtener un pago inmediato, también hay estafas que simplemente recopila o “verifica” información personal como nombre, fecha de nacimiento, números de seguridad social y direcciones; todo esto pudiendo ser utilizado para luego robar la identidad de la víctima.

Estas son algunas estafas específicas que se han reportado en los últimos años:

Estafas telefónicas: La víctima recibe una llamada telefónica que parece ser del número de teléfono directo del Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security, DHS) o de un número de la oficina local de USCIS, pero el verdadero número telefónico está oculto. En una versión de esta estafa de “suplantación de identidad”, el estafador dice que él o ella es de “inmigración de los Estados Unidos” y solicita información personal o solicita un pago. Recuerde, USCIS no solicitará información personal por teléfono, y DHS nunca utiliza el número directo para llamadas salientes.

Amenazas de deportación: En un intento de aprovecharse del miedo a la deportación, “agentes de ICE” falsos llegan a las casas de los inmigrantes, les presentan mandamiento judiciales falsos o los abordan en las calles, amenazando con deportarlos si no pagan cientos o miles de dólares. Los agentes reales de ICE no le permitirán evitar el arresto a cambio de dinero.

Estafa de visa de diversidad: La víctima recibe un correo electrónico que se hace pasar por el Departamento de Estado de los Estados Unidos y afirma que ha ganado la lotería de visas de diversidad. Por lo general, esta estafa le pide a la víctima que envíe dinero a través de Western Union para “procesar la solicitud de visa”, algo que el verdadero Departamento de Estado nunca haría.

Sitios web fraudulentos: Se incentiva a la víctima a que presente los documentos de inmigración y pague las tarifas de USCIS a través de un sitio web con un logotipo y una dirección web similar a los sitios web oficiales del gobierno de Estados Unidos. Estas páginas web “imitadoras” llevan a los inmigrantes a creer que están pagando una tarifa gubernamental de presentación a USCIS, cuando en realidad el dinero va directamente los estafadores que operan el sitio web. Los sitios web fraudulentos a veces también afirman presentar formularios de inmigración directamente con USCIS, lo que hace que las víctimas crean que el gobierno procesa sus documentos de inmigración cuando en realidad nunca han sido presentados ante la entidad.


Detectar una estafa


Afortunadamente, detectar estafas de inmigración no es demasiado difícil si sabe lo que busca. Estos son algunos de las principales señales de que está tratando con un estafador:

Las noticias son demasiado buenas para ser ciertas. Por ejemplo, si otros abogados le han dicho que no califica para una tarjeta de residencia pero este dice que no habrá problema, podría ser una estafa. Del mismo modo, no podrá evitar la deportación pagando a los funcionarios de ICE unos cientos de dólares (o de hecho, cualquier cantidad).

Cualquier “garantía” de un resultado específico. Los abogados y representantes de inmigración calificados saben que cada caso es único y que nunca existe una “garantía” absoluta de que el solicitante recibirá una tarjeta de residencia o algún otro beneficio de inmigración que se esté solicitando.

No se proporciona explicación del proceso o de su elegibilidad. Los estafadores a menudo simplemente prometen que usted obtendrá una tarjeta de residencia o un permiso de trabajo, solicitando piezas individuales de información o documentos sin explicar cómo funciona el proceso o por qué es elegible.

Comunicación de manera contraria a como lo haría el gobierno. En primer lugar, cualquier sitio web o dirección de correo electrónico oficial del gobierno de los Estados Unidos siempre debe terminar en “.gov”. Si no es así, y el sitio web o la dirección de correo electrónico afirman ser del gobierno, probablemente se trate de una estafa. Del mismo modo, USCIS nunca lo llamará para solicitar información sobre su caso.

Pagos extraños. Solo un estafador podría pedirle que pague una tarifa gubernamental de manera extraña, como a través de Western Union, PayPal o incluso mediante una tarjeta de regalo de iTunes. De hecho, USCIS tiene instrucciones claras de pago para presentar las tarifas mediante cheques o giros postales a nombre de “U.S. Department of Homeland Security”. Si no pagó una tarifa gubernamental requerida con su solicitud, USCIS le devolverá su solicitud para que la vuelva a enviar, pero nunca lo llamará ni le enviará un correo electrónico solicitando el pago. Hay algunas circunstancias específicas donde se puede usar una tarjeta de crédito para pagar las tarifas de USCIS, pero nunca se le pedirá que lo haga por teléfono o por correo electrónico.


Reportar una estafa


Si ha sido víctima de una estafa o ha sido contactado por alguien que usted considera es un estafador, debe informarlo de inmediato tanto a las autoridades de su estado como a la Comisión Federal de Comercio.

Si recibe un correo electrónico sospechoso, no responda, pero re-envíelo al Webmaster de USCIS (USCIS.Webmaster@uscis.dhs.gov) para que puedan investigarlo.

Informar una estafa de inmigración no afectará su solicitud, y a menudo puede hacerse de forma anónima. Es lo correcto, para que los funcionarios del gobierno puedan evitar que los estafadores ataquen a futuras víctimas.

Puede evitar notarios inescrupulosos y otras estafas de inmigración al estar alerta y usar el sentido común. Hacerlo ayudará a garantizar que su proceso de inmigración se desarrolle sin problemas, que no pague más de lo que se requiere y que obtenga con éxito la residencia permanente o algún otro beneficio de inmigración para los que califican según la ley.



Boundless: para las personas que quieren la experiencia de un abogado de inmigración, pero no el precio.