La visa K-3, explicada


Comprendiendo por qué esta visa es poco usada


¿Qué es una visa K-3?

La visa K-3 le permite al cónyuge de un ciudadano estadounidense ingresar a los Estados Unidos con estatus legal temporal mientras espera obtener la residencia permanente (una “tarjeta verde”). En términos prácticos, sin embargo, la visa K-3 es, en casi todos los casos, innecesaria comparada con otras alternativas mejores. Obtenga más información a continuación.


¡Advertencia!


Tiempo de tramite de la visa K3

El tramite de visas K-3, en promedio, toma entre 6 y 9 meses. Esto es casi lo mismo que le toma a USCIS aprobar la solicitud para una tarjeta verde matrimonial. Debido a este largo tiempo de tramite, la mayoría de las personas descubren que no vale la pena solicitar una visa K-3. A menos que los tiempos de tramite cambien, la visa K-3 probablemente debería evitarse, ya que implica un paso innecesario y un gasto adicional (incluyendo una cuota gubernamental de presentación adicional de $265).

Continúe leyendo para obtener más información sobre la visa conyugal de los Estados Unidos.


Elegibilidad a la visa K-3


La visa K-3 está diseñada para parejas que se casaron legalmente fuera de los Estados Unidos y está disponible para los cónyuges que cumplan con los siguientes requisitos de elegibilidad:

  • El solicitante debe ser el cónyuge legal de un ciudadano estadounidense. (La visa K-3 no está disponible para cónyuges de titulares de tarjeta verdes de los Estados Unidos).
  • El solicitante debe residir en un país fuera de los Estados Unidos.
  • El cónyuge ciudadano estadounidense debe haber presentado el formulario de petición de un familiar (formulario I-130) y este debe de estar pendiente con USCIS. Este formulario I-130 no debe de haber sido aprobado aún, y debe existir un comunicado de recibo de USCIS mientras tanto.
  • El cónyuge ciudadano estadounidense debe cumplir con ciertos requisitos de ingresos. El ingreso bruto ajustado en su declaración de impuestos más reciente debe ser al menos el 100% de las Directrices Federales de Pobreza para calificar como el patrocinador financiero. De no poder cumplir con este requisito, un patrocinador conjunto debe presentar una “declaración jurada de apoyo”.
  • Si el solicitante tiene hijos biológicos o adoptivos que también viajarán a los Estados Unidos (bajo una visa K-4), los hijos deben ser solteros y menores de 21 años de edad.

Primer paso: Formulario I-129F


Si todos los requerimientos mencionados anteriormente han sido cumplidos, el cónyuge ciudadano estadounidense debe completar un formulario I-129F y presentarlo ante USCIS. El nombre de este formulario puede ser confuso porque técnicamente es llamado “Petición para prometido o prometida extranjero(a)”, aunque puede ser usado por cónyuges de ciudadanos estadounidenses.

Una vez que el formulario ha sido completado y firmado, copias de todos los documentos requeridos deben ser adjuntados, incluyendo:

  • El pasaporte del ciudadano estadounidense, certificado de naturalización, o certificado de nacimiento, como prueba de ciudadanía.
  • El pasaporte del cónyuge solicitante.
  • Certificado de matrimonio legal, traducido al inglés por un traductor certificado.
  • Pruebas de disolución de cualquier matrimonio anterior (acta de divorcio, documento de anulación, o acta de defunción).
  • Registro I-94 de llegada/salida, si el cónyuge solicitante alguna vez ha recibido uno de Aduanas y Protección Fronteriza (Customs and Border Protection, CBP) de los Estados Unidos.
  • Una fotografía tamaño pasaporte del ciudadano estadounidense y una fotografía tamaño pasaporte del cónyuge solicitante.
  • Comunicado de recibo del formulario I-130 (conocido como el formulario I-797).

A diferencia de cuando la petición I-129F es usado por un prometido, no hay cuota gubernamental asociada al I-129F cuando es presentado a favor de cónyuges.

Después de firmar el Formulario I-129F y adjuntar todos los documentos de respaldo, siempre es una buena idea hacer una copia del paquete antes de la presentación.

Por lo general, dentro de un plazo de 30 días desde el momento en que se presenta el formulario I-129F, el cónyuge ciudadano estadounidense debe recibir un comunicado de recibo. Esto indica que el paquete ha sido recibido por USCIS y está siendo tramitado. Los tiempos de trámite variarán según el centro de servicio de USCIS que maneje el caso, pero el promedio es de aproximadamente de entre 6 y 9 meses. Durante ese tiempo, se puede emitir una Solicitud de Evidencia (Request for Evidence, RFE), en caso de que USCIS requiera más información. Una vez que se aprueba la petición, el cónyuge ciudadano estadounidense recibirá un aviso de aprobación.


Segundo paso: formulario DS-160 y entrevista


Aproximadamente 30 días después de que USCIS apruebe el formulario I-129F, el cónyuge solicitante recibirá correspondencia, generalmente por correo electrónico, de la embajada de Estados Unidos en su país de origen. Esta correspondencia incluirá la fecha y hora de la entrevista del cónyuge solicitante en la embajada o consulado en su país de origen. También incluirá una lista de documentos necesarios para la entrevista.

El próximo paso es presentar electrónicamente la solicitud de visa DS-160 en el sitio web del Departamento de Estado, que incluye subir una fotografía tamaño pasaporte. Una vez que el DS-160 ha sido presentado electrónicamente, la página de confirmación debe ser imprimida y llevada consigo a la entrevista, junto con los siguientes documentos:

  • Certificado de matrimonio legal
  • Pasaporte válido, no caducado, del cónyuge solicitante
  • Certificado de nacimiento del cónyuge solicitante
  • Autorización policial obtenida de todos los países de residencia donde haya vivido por más de 6 meses desde la edad de 16 años
  • Formulario de examen médico sellado del cónyuge solicitante, (obtenido de un médico autorizado por el Departamento de Estado en el extranjero)
  • Declaración de apoyo del patrocinador (formulario I-134)
  • Declaraciones de impuestos más recientes del cónyuge patrocinador
  • Prueba de la relación (por ejemplo, una copia del paquete original pendiente del formulario I-130 presentado ante el USCIS). Por lo general, es una buena idea también llevar consigo algunas cosas adicionales como fotografías de la boda o cualquier otra prueba de que el matrimonio es válido.
  • Dos fotografías tamaño pasaporte del cónyuge solicitante.

La cuota gubernamental de $265 generalmente se paga en la entrevista, pero es importante revisar las instrucciones específicas sobre el lugar y momento de pago, incluidas en el aviso de entrevista de la embajada, ya que esto puede variar según el país. El funcionario entrevistador generalmente tomará una decisión sobre el caso ya sea el mismo día de la entrevista o poco después. Si necesita evidencia adicional, los documentos de respaldo deberán ser enviados directamente al consulado estadounidense. Una vez que la visa K-3 ha sido aprobada, el cónyuge puede viajar a los Estados Unidos.


Tercer paso: Solicitud a la tarjeta verde


El último paso de este proceso es viajar a los Estados Unidos con la visa K-3 aprobada. Aunque los titulares de una visa K-3 pueden solicitar una autorización de empleo a su llegada a los Estados Unidos, no son elegibles para trabajar hasta que hayan recibido la aprobación de la solicitud de permiso de trabajo, que generalmente toma alrededor de cuatro meses.

Por esta razón, es mejor, por lo general, simplemente presentar una autorización de empleo y un permiso de viaje junto con la solicitud de tarjeta verde, que puede ser solicitada una vez que el cónyuge haya ingresado a los Estados Unidos. Esta solicitud, el formulario I-485 (conocida como solicitud de “ajuste de estatus”) es presentada ante el USCIS y se basa en un formulario I-130 pendiente o aprobado.

Advertencia final

Aunque la visa K-3 está disponible para los cónyuges de ciudadanos estadounidenses que viven en el extranjero, usualmente no es la mejor opción y por lo general debe evitarse. Debido a los largos tiempos de trámite, solicitar una visa K-3 generalmente termina siendo un paso innecesario con un gasto adicional (que incluye la cuota adicional gubernamental de $265).

Si la pareja ya está casada y tiene un Formulario I-130 pendiente, es casi siempre recomendable tramitar la tarjeta verde a través del “trámite consular”, que terminará tomando la misma cantidad de tiempo que el trámite de visa K-3.

Una vez que el cónyuge solicitante llega a los Estados Unidos con una tarjeta verde aprobada, podrá trabajar inmediatamente como residente permanente, sin la necesidad de presentar ninguna solicitud adicional. Para obtener más información sobre las tarjetas verdes a través del matrimonio, haga clic aquí.

Actualmente, Boundless puede ayudarle a completar su solicitud a una tarjeta verde a través del matrimonio, pero no una solicitud de visa K-3.