¿En qué difiere la Visa de Prometido(a) de la Tarjeta de residencia por matrimonio?


Comparando los pros y contras de la visa de prometido y la visa conyugal


Visión general


¡Felicidades por su compromiso! Si está visitando esta página, probablemente significa que usted o su pareja aún no son ciudadanos estadounidenses, pero está en sus planes construir una vida como pareja casada en los Estados Unidos. ¿Cuál es el mejor camino que usted y su prometido deben seguir?

¿Qué es una visa de prometido?

Una visa de prometido, técnicamente llamada visa K-1, es emitida por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), una rama del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

(Como aclaración usaremos la palabra “prometido” para referirnos a su pareja, hombre o mujer.)

Antes de solicitar una visa de prometido, la pareja debió haberse visto en persona en los dos años anteriores al menos una vez.

El novio extranjero que solicitará una visa de prometido debe contraer matrimonio con su pareja, ciudadano(a) estadounidense dentro de los primeros 90 días a partir de que ingresa a los Estados Unidos, de lo contrario deberá abandonar el país.

Nota: la visa de prometido no está disponible si ya se ha casado, o si su prometido inmigrante ya reside en los Estados Unidos. Por favor refiérase a nuestra guía de tarjeta de residencia por matrimonio para saber cómo proceder en esta situación.

¿En qué difiere la Visa de Prometido(a) de la Tarjeta de residencia por matrimonio?

Los prometidos de ciudadanos estadounidenses tienen dos opciones principales para emigrar a los Estados Unidos:

  1. Un prometido puede ingresar a los Estados Unidos bajo una visa de prometido (la “visa K-1”), la cual significa que el matrimonio se realizará en los Estados Unidos.
  2. Otra alternativa es casarse fuera de los Estados Unidos y luego el cónyuge ciudadano estadounidense presentará una petición para una tarjeta de residencia (“petición I-130”) para el/la esposo/a que vive en el extranjero.

En el caso de parejas comprometidas, hay ventajas y desventajas en cada una de estas opciones. La opción correcta para su familia dependerá de varios factores, entre ellos dónde será su boda, qué tan rápido el cónyuge que vive en el extranjero querrá llegar a los Estados Unidos, y cuánto le importa el costo. Siga leyendo para una comparación de las dos opciones.

Boundless hace que sea fácil completar su solicitud de tarjeta de residencia. Convertimos todos los formularios necesarios para su situación en preguntas simples que puede responder en un corto período de tiempo, generalmente menos de dos horas. Conozca más sobre  cómo podemos ayudarlo o  verifique su elegibilidad.


Elegibilidad


Visa de prometido

La visa K-1 de prometido está disponible para prometidos de ciudadanos estadounidenses que residen fuera de los Estados Unidos y tienen la intención de casarse con su prometido dentro de 90 días a partir del ingreso de éste a los Estados Unidos.

Los requerimientos para obtener la visa K-1 de prometido incluyen lo siguiente:

  • Tanto usted como su prometido deben ser solteros y elegibles para casarse bajo la ley estadounidense. (Esto significa que parejas del mismo sexo son elegibles para la visa K-1 de prometidos, aún si el país de origen del cónyuge no reconoce el matrimonio del mismo sexo).
  • Si usted o su prometido han estado casados en el pasado, necesitarán un comprobante de divorcio o un acta de defunción para cualquier matrimonio previo.
  • El cónyuge patrocinador debe ser ciudadano estadounidense. Individuos con tarjeta de residente estadounidense no pueden solicitar ni patrocinar una visa de prometido.
  • Usted y su pareja deben probar que su relación es auténtica – mediante fotografías, correspondencia, y cartas escritas por personas que ustedes conozcan como pareja.
  • Usted y su pareja deben tener planes concretos de una boda o celebración de su matrimonio en los Estados Unidos. Esto se puede probar mediante invitaciones, reservas de salones de eventos, o cualquier otra prueba de que la boda no es un deseo sino un evento planeado y concreto.
  • Usted y su pareja deben haberse visto en persona, al menos una vez en los últimos dos años. Este requerimiento se puede renunciar por razones religiosas o en caso de dificultades extremas para el ciudadano estadounidense.
  • El ciudadano estadounidense debe cumplir con ciertos requerimientos de ingresos, ganando un sueldo por lo menos del 100% de los lineamientos federales de pobreza vigentes al momento de solicitar una visa K-1 de prometido, y por lo menos el 125% de los lineamientos cuando el prometido extranjero solicita una tarjeta de residencia.

Tarjeta de residencia a través del matrimonio

El trámite para solicitar una tarjeta de residencia a través del matrimonio (iniciada con una petición I-130) está abierto a cónyuges de ciudadanos estadounidenses y de residentes permanentes (portadores de tarjeta de residencia).

Los requisitos incluyen:

Boundless puede guiarlo a través de todo el proceso de solicitud de la tarjeta de residencia por matrimonio. Conozca más sobre  cómo podemos ayudarlo o  verifique su elegibilidad.


Trámite y cronograma


La gran mayoría de parejas comprometidas cumplen con los requerimientos para una visa K-1 de prometido y la tarjeta de residencia a través de matrimonio, y pueden elegir el curso más conveniente dependiendo del tiempo disponible y el costo del trámite.

Visa de prometido

Plazo estimado: 13 meses hasta obtener una tarjeta de residencia
Costo estimado: $2,025

Si decide solicitar una visa K-1 de prometido, a continuación, se explica el trámite y el calendario:

  • El/la ciudadano/a estadounidense completa el formulario apropiado (una “petición I-129F”), y se envía por correo al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (U.S. Citizenship and Immigration Services, USCIS), junto con una cuota gubernamental de $535.
  • Una vez aprobada la petición, el Centro Nacional de Visas (National Visa Center, NVC), el cual es administrado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, le asigna un número de caso y reenvía el paquete presentado a la embajada o consulado más cercano al lugar de residencia del prometido en el extranjero.
  • El prometido inmigrante completa un formulario electrónico de solicitud para la visa (formulario DS-160), hace la solicitud electrónica de acuerdo a las instrucciones consulares, y paga la cuota gubernamental de $265.
  • El prometido que vive en el extranjero se presentará para una entrevista en una embajada o consulado estadounidense, y en ella presentará cualquier documento solicitado.
  • El prometido que vive en el extranjero recibirá el sello de visa en su pasaporte, que se utilizará para ingresar a los Estados Unidos dentro de 6 meses.

Esta parte del trámite generalmente lleva unos 7 meses. ¡Pero todavía no ha terminado! Una vez que el prometido que vive en el extranjero ha ingresado a los Estados Unidos, tome en cuenta estos siguientes pasos:

  • La pareja deberá casarse dentro de los 90 días del ingreso y solicitar una tarjeta de residencia (formulario I-485, técnicamente llamada “Solicitud de Ajuste de Estatus”), incluyendo el envío de la cuota gubernamental de $1,140 y $85 adicionales para los trámites biométricos.
  • Si la intención del prometido que vive en el extranjero es buscar empleo o viajar fuera de los Estados Unidos mientras la solicitud de tarjeta de residencia es tramitada, él o ella deben solicitar un permiso de trabajo (“employment authorization document”) y un permiso de viaje (“advance parole”).

Esta segunda parte del trámite lleva aproximadamente 6 meses, por lo cual el tiempo total desde el comienzo del trámite hasta la obtención de la tarjeta de residencia es de 13 meses aproximadamente. El costo total es de $2,025, sin incluir traducciones necesarias, viaje al consulado, exámenes médicos, y otros gastos menores.


Visa conyugal (I-130)

Plazo estimado: 10–13 meses hasta obtener una tarjeta de residencia
Costo estimado: $1,200

Si usted y su prometido deciden que quieren casarse fuera de los Estados Unidos y solicitar una tarjeta de residencia a través del matrimonio, el trámite y calendario será distinto:

  • Lo primero es casarse. (¡Esa es la parte divertida!)
  • El cónyuge estadounidense envía la solicitud de relación por matrimonio (petición I-130) y otros documentos requeridos a USCIS, junto con la cuota gubernamental de $535.
  • Una vez aprobada la petición, el Centro Nacional de Visas (National Visa Center, NVC), el cual es administrado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, le asigna un número de caso y reenvía el paquete presentado a la embajada o consulado más cercano al lugar de residencia del cónyuge que vive en el extranjero.
  • Usted presenta un paquete de solicitud de tarjeta de residencia al Centro Nacional de Visas, incluyendo un formulario electrónico (DS-260) y la cuota gubernamental de $445.
  • El cónyuge que vive en el extranjero se presenta para una entrevista en una embajada o consulado estadounidense, y presenta documentos adicionales durante la misma.
  • Si el caso es aprobado, el cónyuge que vive en el extranjero recibe el sello de visa en el pasaporte que permite el ingreso a los Estados Unidos. En este momento, usted deberá pagar $220 electrónicamente a USCIS, idealmente después de obtener la visa, pero antes de su viaje a los Estados Unidos.
  • El cónyuge que vive en el extranjero se convierte en residente permanente de los Estados Unidos al momento de ingresar en los Estados Unidos. Generalmente, dos o tres semanas después del ingreso al país, la tarjeta de residencia se recibe por correo.

En promedio, este trámite lleva entre 10 y 13 meses para completar, y el costo total es de $1,200, sin incluir traducciones necesarias, viaje al consulado, exámenes médicos, y otros gastos menores.

Boundless se queda con usted hasta la línea de meta, ayudándolo a mantenerse preparado, dando seguimiento a sus formularios y cualquier hito importante que se presente en el camino. Conozca más sobre  cómo podemos ayudarlo o  verifique su elegibilidad.


Factores de decisión


Visa de prometido vs visa conyugal, ¿cuál debo elegir?

Generalmente hablando, la visa K-1 de prometido tiene más sentido para parejas comprometidas en uno o más de los siguientes escenarios:

  • Quieren estar juntos en los Estados Unidos lo antes posible. Normalmente toma 7 meses para un prometido a diferencia de los 10 a 13 meses para un esposo.
  • Quiere que su boda se lleve a cabo en los Estados Unidos.
  • Hay una dificultad a la hora de casarse en el extranjero (por ejemplo, parejas del mismo sexo donde uno de los prometidos vive en un país que no reconoce matrimonios del mismo sexo).

Por otro lado, la tarjeta de residencia por matrimonio tiene más sentido para parejas comprometidas si:

  • Está al tanto de los costos asociados con el trámite. ($1,200 USD en cuotas para un esposo en lugar de $2,025 USD de cuotas para un prometido)
    Quiere que su pareja se convierta en residente permanente automáticamente, una vez que haya ingresado a los Estados Unidos.
  • Planea su boda fuera de los Estados Unidos.
  • No le importa esperar unos meses para que su pareja ingrese a los Estados Unidos, normalmente de 10 a 13 meses en lugar de 7. (Su cónyuge puede hacer una visita temporal antes, pero hay varias consideraciones especiales para viajar que debe tomar en cuenta)
  • Ambos trámites resultan en la obtención de una tarjeta de residencia para el prometido o cónyuge que vive en el extranjero en aproximadamente 13 meses después del comienzo del trámite. En ambos casos, si usted ha estado casado por menos de dos años una vez aprobada la tarjeta de residencia, usted tendrá que hacer una solicitud nuevamente (petición I-751) para “remover las condiciones” y obtener una tarjeta de residencia permanente.

Actualmente, Boundless puede ayudarle a completar su solicitud para una tarjeta de residencia por matrimonio, pero no una solicitud de visa K-1.

Con Boundless, obtiene la confianza de un abogado de inmigración independiente que revisará todos sus materiales y responderá cualquier pregunta que tenga, sin costo adicional. Conozca más sobre  cómo podemos ayudarlo o  verifique su elegibilidad.



Boundless, para la gente que quiere la experiencia de un abogado de inmigración, pero no el precio.